Los imprescindibles del contrato coworking

Cada espacio coworking es un mundo y recomendamos crear un contrato a medida. Os recordamos que no alquilamos espacios sino que prestamos servicios, como os contábamos en este post. Pero hoy vamos un poco más allá y os explicamos algunos de los puntos imprescindibles que deben tener los contratos coworking. ¿Go?

Todo contrato debe contener un encabezamiento en el que se identifican las partes, el lugar y fecha de celebración del contrato y a continuación aquellos acuerdos que regularán la relación entre el espacio coworking y el coworker.

Algunos de los acuerdos más importantes que debe exponer el contrato coworking (y que son los aspectos que  lo diferencian de cualquier otro tipo de contrato) son:

EL OBJETO. Debemos definir y concretar todas aquellas prestaciones relacionadas con la filosofía coworking que ofertáis en vuestro espacio coworking ( por ejemplo: servicios tecnológicos, servicios de gestión y dinamización, promoción de profesionales, uso de mobiliario…)

EL HORARIO. Recomendamos marcar una limitación horaria en el contrato (por ejemplo, de lunes a viernes, de 8h a 21h). Evitaremos la confusión de nuestro contrato de prestación de servicios de coworking con un contrato de arrendamiento de local, que se regiría por su normativa específica. 

LOS ESPACIOS DE TRABAJOSe pueden establecer por orden de llegada, según tarifa… Pero lo más importante es expresar en el contrato que el espacio coworking se reserva “la posibilidad de modificar los espacios de trabajo por necesidades del coworking”. Esto facilitará que podamos modificar el espacio de trabajo asignado por necesidad o voluntad del gestor o propietario, siempre respetando las condiciones pactadas en el contrato.

LAS RESPONSABILIDADES DEL COWORKER. Cada coworker es responsable de cumplir con sus obligaciones fiscales, administrativas y/o laborales que deriven de su actividad, incluso de tener sus propios seguros de responsabilidad civil profesional por  los daños que pueda causar al espacio de coworking así como a terceros por su actividad profesional.

Y por último, otra de las cláusulas más importantes y peculiares es LA REMISIÓN AL REGLAMENTO, el cual debemos anexar al contrato y firmar conjuntamente. El reglamento expone las normas de conducta y de funcionamiento que hacen que un espacio de coworking funcione y fluya. El reglamento nos habla de aspectos como la metodología de reserva de salas, de uso de la cafetera o de las funciones del personal del espacio.


Maica Cabello, abogada y coworker . Cofundador de LECO y Arils Advocats

¿Necesitas un contrato a medida? Empieza bien el año con nuestro pack Todo en orden o conoce nuestros servicios

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *